TRATAMIENTO DEL AGUA DE LASTRE

Hoy queremos profundizar en un tema fundamental para el ecosistema marino: el tratamiento del agua de lastre.

Los cruceros, los grandes petroleros y los buques de carga utilizan este tipo de agua para equilibrar su peso y así estar estables durante la travesía.

Hablamos de este tipo de tratamiento porque una gestión adecuada es importante para reducir significativamente un riesgo medioambiental potencial.

Averigüemos más al respecto.

QUÉ ES EL AGUA DE LASTRE

El agua de lastre, también llamada agua de balasto, se utiliza para regular la distribución y el peso total del buque.

En otras palabras, es agua que se almacena en el casco del buque para mantenerlo en posición vertical y en condiciones seguras y estables.

Además, también puede utilizarse para aumentar el peso de la carga de modo que el buque pueda descender para pasar por debajo de puentes y otras estructuras.

Cuando el buque llega a su destino, el casco se vacía y el lastre se libera en el agua del puerto.

En el peor de los casos, cuando el lastre se vierte en las aguas de destino, pueden crearse mezclas de organismos extraños potencialmente perjudiciales para el ecosistema marino de cada puerto.

De hecho, los buques descargan y cargan regularmente agua de lastre cuando atracan en diferentes lugares, entrando en contacto con ecosistemas marinos de distintas zonas geográficas.

Por eso, en 2004, la Organización Marítima Internacional (OMI) definió en un convenio las normas de gestión del agua de lastre.

CÓMO SE GESTIONAN LAS AGUAS DE LASTRE

Llegados a este punto, entendamos cómo se gestionan estas aguas y qué normativa las regula.

El Convenio para la Gestión de las Aguas de Lastre (BWMC) es un convenio ad hoc que obliga a todos los buques a adoptar un tratamiento especial de estas aguas.

El plan establecido por el BWMC debe ser específico para cada buque e incluirse en su documentación operativa.

Además, los puertos deben garantizar la existencia de instalaciones y dispositivos de tratamiento adecuados para una gestión medioambiental segura.

Así, este sistema se divide en tres fases:

  • Carga: durante el lastrado, el agua se filtra para eliminar partículas y organismos y, tras ser tratada, se dirige al sistema de lastrado del buque.
  • Tratamiento de desinfección: las tecnologías principales y fundamentales utilizadas para esta fase son la irradiación UV y el tratamiento químico con ozono o cloro.
  • Descarga: es el proceso de vaciar el casco de agua. La descarga puede realizarse en alta mar o en una zona designada por el Estado rector del puerto.

En cualquier caso, estas operaciones deben garantizar el respeto del medio ambiente.

TECNIPLANT DISEÑA SOLUCIONES A MEDIDA PARA EL TRATAMIENTO DE AGUAS DE LASTRE

En TECNIPLANT diseñamos y fabricamos una gran variedad de maquinaria y soluciones para el tratamiento de aguas.

En concreto, dentro de nuestra gama de productos existen flotadores ideales para este tipo de tratamiento.

Estas soluciones, de hecho, permiten la eliminación continua de aceites y sólidos en suspensión del agua. A menudo, de hecho, los residuos del aceite utilizado por los buques pueden estar presentes en el agua.

En nuestro catálogo disponemos de dos tipos de flotadores

  • flotadores de aire y gas inducido (IAF/IGF)
  • flotadores de aire y gas disuelto (DAF/DGF)

En general, nuestros flotadores pueden diseñarse como sistemas autónomos o como sistemas combinados con patines completos con accesorios.

CERTIFICACIONES DE TECNIPLANT EN MATERIA DE CALIDAD, SEGURIDAD Y PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

A lo largo de los años, TECNIPLANT ha obtenido e integrado tres importantes certificaciones:

  • UNI EN ISO 9001-2015, sobre calidad
  • UNI EN ISO 45001-2018, sobre seguridad y salud en el trabajo
  • UNI EN ISO 14001-2015, sobre el sistema de gestión medioambiental.

Póngase en contacto con nosotros para obtener más información sobre nuestras soluciones de tratamiento de agua.

Il futuro inizia adesso

Email